Posts etiquetados ‘punk’

Los seguidores de la edición americana de ‘RS’ eligen, por medio de una votación, a los más relevantes grupos de todos los tiempos del veloz e irreverente estilo. El más votado es también el más joven. Por Andy Greene

Las mejores bandas de punk, según los lectores de ‘Rolling Stone’
Green Day, punk con cifras millonarias.

10. Bad Brains
Esta leyenda de Washington DC (EE UU) empezó como banda de jazz frenético en 1975, pero dos años después sus músicos afroamericanos se enfurecieron, influidos por la explosión del punk. La banda sigue tocando en la actualidad con su formación original y trabaja en su noveno álbum. Este tema, Pay to cum (de 1980), es considerado punto de partida y pilar del hardcore, el derivado cafre del punk rock:

9. Social Distortion 
Mike Ness, cabecilla de esta formación, destacó por fabricar melodías de punk rock adolescente que expandió por los suburbios californianos en los primeros 80. Y fue el primer punk en confesar sin miedo su amor por el country. Al fallecer el guitarrista Dennis Danell en 2000, quedó como único miembro de la formación original en la banda. Esta versión de Ring of fire, de Johnny Cash, de su disco homónimo de 1990, destaca en su repertorio:


8. The Misfits
Los Kiss del punk. Esta banda liderada por el vocalista Glenn Danzig juntó historias de terror, unas pintas a lo Familia Adams y estribillos pegajosos. El grupo descolocó a las discográficas y no publicó un álbum hasta bien entrada su carrera (Walk among us, de 1982). Así de machacón suena su We are 138:


7. Black Flag
La banda creada por Greg Ginn se hizo célebre tanto por su agresivo sonido como por su disciplinado trabajo: tocó hasta en el último pueblo de EE UU y publicó sus discos a través de su propia discográfica (SST Records, donde también salieron trabajos de Sonic Youth, Hüsker Dü…). Así cantaba Henry Rollins, su vocalista durante más años, antes de ganarse la vida con monólogos y como presentador:


6. Iggy and The Stooges
Cuando este grupo que asentó las bases del punk se separó en 1974, estaba arruinado y con la heroína asfixiándolo.Cuando en 2003 se reunió, en cambio, encabezó grandes festivales e hizo grandes cantidades de dinero. A lo largo de los años su influencia ha sido clave en bandas emblemáticas (Sex Pistols, Nirvana o Guns N’ Roses, entre muchas). Así de salvaje suena su Search and destroy:


5. Dead Kennedys
Sólo el nombre de la banda es una muestra de su espíritu provocador (¿qué diríamos ahora de un grupo llamado Los Obamas Muertos?). Su sardónico líder, Jello Biafra, demostró que se puede mezclar política, punk y humor ácido (y nadie lo ha vuelto a hacer como él). Cuando se volvieron a reunir sin Jello la década pasada muchos fans pusieron el grito en el cielo. Esta formación también destacó en los últimos 70 y primeros 80 por su poco ortodoxa forma de tocar. Su Holiday in Cambodia es un ejemplo de todo esto:


4. Sex Pistols
Hizo estallar el punk como fenómeno mediático (ayudó insultar en directo a un célebre presentador de televisión). La banda únicamente grabó un álbum, Nevermind the bollocks… (1977), del que casi todos sus temas son clásicos. Desde los 90, estos londinenses se han reunido de forma intermitente (con su bajista original, Glen Matlock, en lugar del fallecido Sid Vicious). Y con buenos conciertos. Este Bodies es una prueba:


3. Ramones
No vendieron cantidades enormes de discos, no frecuentaron grandes pabellones y, además, las enemistades estuvieron arraigadas en el seno de la banda casi toda su carrera. Pero los Ramones fueron un ejemplo de fidelidad y honestidad. Y más que esto: unos genios a la hora de hacer una buena canción de dos minutos con tres acordes. ¿Cuántas veces has pegado botes con su Blitzkrieg bop?



2. The Clash 
Durante su década de vida su productividad fue determinante: pocas bandas han influido tanto y a músicos de géneros tan dispares. Su primer single, White riot (de 1977), es un clásico del punk más tradicional. Después, el grupo se adentró en estilos distintos, como el reggae, el rockabilly e incluso el hip hop. Su fallecido líder, Joe Strummer, está entre los más respetados de la historia rock. White riot sigue quemando:


1. Green Day
El más votado por los lectores de la edición americana de ROLLING STONE. Sin duda, un dato bastante polémico. ¿Green Day por encima de The Clash, los Ramones y Sex Pistols? Hasta el mismo Billie Joe se sorprenderá. Pero este primer puesto hay que tomárselo más por su labor de difusión del género que por su valor creativo. Esta banda no ha inventado nada: los Ramones llevaban casi 20 años haciendo veloces, cortos y pegadizos temas cuando Green Day conquistó el mundo con esta receta. Pero, ¿cuántos adolescentes han descubierto el punk desde la mitad de los 90 gracias a estos californianos? En el meridiano de la pasada década volvieron a las masas, tras unos años de sequía, con el álbum American idiot (2004), cargado de punk para grandes estadios. Éste es el tema que le da título:

 

Es la introducción del documental sobre los inicios del grunge ‘1991: The year punk broke’, que saldrá reeditado y con material adicional el próximo 6 de septiembre

Vídeo: Kurt Cobain y Kim Gordon (Sonic Youth) bailando sobre las vías del tren Kurt Cobain da una lección de danza contemporánea.

Este año se celebra el 20 aniversario de 1991: The year punk broke, el interesante documental, dirigido por Dave Markey, que cuenta la transición de la escena punk rock americana hacia el éxito comercial, a través de las giras europeas que realizaron grupos estadounidenses como Nirvana, Sonic Youth, Ramones, Dinosaur Jr, o Babes in Toyland, entre otros. La película lleva años descatalogada, hasta ahora. Y es que el próximo 6 de septiembre, dos décadas después, se publicará de nuevo en una versión remasterizada del mismo. Además, incluirá 65 minutos de material inédito: como la interpretación de In bloom por un jovencísimo Kurt Cobain, o las desgarradoras White cross y Eric’s trip de Sonic Youth.

1991: The year punk broke es un trabajo tan notable por las actuaciones en directo que recoge, como por mostrar los momentos más banales y distendidos de dos de las bandas más importantes de los 90: Nirvana y Sonic Youth.

Dejamos la curiosa y encantadora introducción del documental, con Kurt Cobain y Kim Gordon, de Sonic Youth, bailando sobre las vías de un tren. Tenían entonces 24 años (él) y 38 (ella). Detrás está Thurston Moore, cofundador de Sonic Youth, que rapea un poema sobre nihilismo y desolación. Actitud grunge en estado puro.

Se llaman Piolines, la compusieron allá por 2002, y no, no iban en serio. Su batería nos cuenta la historia. Por ‘Rolling Stone’

La única canción a favor de la SGAE es punk. Escúchala
Piolines, el grupo de punk que hizo una canción ‘a favor’ de la SGAE.

Teddy Bautista nos da la sopa boba/ Teddy Bautista es el mejor/ Mis derechos, mis derechos/ Yo me cago en mis derechos como autor”. Estos cuatros versos, y solo estos cuatro, componen la única canción que defiende, aunque sea de forma totalmente irónica, a la ahora encausada Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). De hecho, la canción se llama Viva la SGAE. La compuso, allá por 2002, un grupo madrileño de punk llamado Piolines. Su batería, El Enano (es su apodo de guerra, obviamente), nos cuenta cómo fue la historia: “La música ya la teníamos compuesta, y para la letra utilizamos la primera mongolada que se nos ocurrió. Pero, vamos, nosotros nunca estuvimos inscritos en la SGAE. Nunca hemos creído en esa entidad”.

Aquí puedes escuchar la canción, que como buen tema punk es breve (sólo 54 segundos), y ver el vídeo:

http://c.brightcove.com/services/viewer/federated_f9?isVid=1&isUI=1

La canción va acompañada de un vídeo con mucha enjundia, en el que aparecen David Bisbal, Alejandro Sanz, Víctor Manuel, Ramoncín y, por supuesto, Teddy Bautista, presidente ejecutivo de la SGAE desde hace 30 años. “El vídeo lo realizó un compañero de la banda y nunca lo pudimos publicar en YouTube, porque al segundo lo censuraban. En la SGAE deben tener a un tipo sólo para eso”, explica el batería de Piolines. El grupo, de “punk subnormal, que no anormal” (como ellos mismos se definen), grabaron este tema para el que iba a ser su tercer disco, que nunca llegó a ver la luz. “Pero sí que la tocamos una vez en directo. Fue en la sala Siroco, de Madrid, en el año 2005. Es una tontería de canción, pero igual a alguien hasta le gustó”, razona con sorna el músico. Piolines hace años que no tocan en directo, pero afirman: “Nunca nos hemos separado oficialmente”. Una hipótesis: igual con todo este trajín que vive la SGAE, su canción Viva la SGAE se convierte en un éxito planetario y les obligan a reunirse en, por ejemplo, Las Ventas. Quizá…

Fucked Up recibe el beneplácito de la crítica más exigente. El motivo, ‘David comes to life’, un ejemplo de cómo el punk puede crecer. Buscamos las llaves que han abierto sus puertas al éxito: Arcade Fire, la Guerra Civil española, Homer Simpson… Por Ivar Muñoz-Rojas

Damian, de Fucked Up: con tantos kilos como carisma.

Un cantante que roza la obesidad mórbida se tira sobre unas revueltas primeras filas en un concierto.Por los altavoces suena punk cacofónico, grueso y épico. Unos cincuenta metros más atrás, el millar restante de público mira atónito el espectáculo. Estamos en la edición de 2009 del festival Primavera Sound y Fucked Up acaba de seducir a un público muy poco punk:  gafas de pastas, camisetas ajustada de grupounderground y pantalón de pitillos. Un público poco habitual en antros de punk. Y más numeroso también.

La vida ha cambiado para Fucked Up. En su primera visita a nuestro país, en enero de 2009, estos canadienses arrasaron con su concierto ante solo 200 personas en una casa ocupada en Barcelona. Apenas dos años después fueron 15.000 personas quienes les vieron en el Palacio de Deportes, en Madrid, como teloneros de Arcade Fire (salen en un nuevo y breve documental sobre esta banda, The wedge presents Arcade Fire). “Estuvimos media hora dando vueltas con la furgoneta para encontrar la entrada del recinto: estaba todo bloqueado por la policía. Tuvimos que montar el equipo con medio pabellón mirando”, recuerda de esa velada su guitarrista, Mike Haliechuk. Su último disco, David comes to life, el tercer álbum que publican, ha conquistado a la crítica de forma unánime: ocupa los primeros puestos en el ránking de Metacritic.com, web de referencia que hace nota media con las puntuaciones de las reseñas de las cabeceras con más nombre. Aunque el grupo recalca: “Nos importa más qué dicen los fans que lo que cuentan los periodistas”.

¿Y por qué este grupo de punk cafre ha llegado a los paladares que habitualmente no simpatizan con la suciedad, crudeza y falta de corrección de este estilo? ¿Por qué esta banda tan tosca seduce a los modernos?“En esta banda no hay trampa ni cartón”, explican sus miembros. Nosotros buscamos las respuestas en colaboraciones con la estrella comercial Nelly Furtado, su interés por la Guerra Civil española o su creciente fijación por los discos conceptuales de rock.

– El Tommy, de los Who, de 2011
No pasarán fue el primer single, en vinilo, que publicó en 2002 esta banda de Toronto, Canadá. Es un grito contra la autoridad, inspirado en la Guerra Civil española y que suena a lo más bestia del hardcore (el derivado más duro y acelerado del punk). De entonces queda el ímpetu del gruñido cantar de su vocalista, Damian Abraham, y el muro de guitarras. En su último disco, el conceptual David comes to life, suenan pulidos y mucho más melódicos. “Tomamos del punk desde puntos de vista muy diferentes”, revela este sexteto. En su década de vida, ha transformado la velocidad rabiosa en intensidad de largos desarrollos. Su nuevo disco narra la historia de David, un currante de fábrica que se enamora del comunismo. Es el Tommy de 2011el venerado álbum con planteamiento, nudo y desenlace de los Who.

fucked_516

Mike, cruzado de brazos, piensa en las pintas de su grupo.

– El Homer Simpson sanguinario 
¿Puede un tipo con pinta de luchador de sumo perdido en un bar de moteros homosexuales tener carisma? Mucho. Fucked Up encaja en el creciente gusto por grupos con formaciones atípicas (dúo de guitarrista y batería, bandas multitudinarias y con instrumentos inusuales…). Su anti imagen es una imagen en sí. Porque no es habitual ver una formación con un vocalista que parece un oso gigante, al lado de un guitarrista con pintas de estudiante de teleco o una chica con más aspecto de bibliotecaria que de punk. Mención aparte para la portada que les dedicó el influyente semanario musical británico NME: su cantante sale en un supermercado, con la barriga al aire, herido en la frente y con filete enorme en la mano. Parece un Homer Simpson sanguinario.

nme_277

Fucked Up, en la portada de NME.


– El tamaño no importa

Su planteamiento es sencillo en directo: tocan sus temas a piñón, y su vocalista y líder ejerce de tosco maestro de ceremonias, mientras tres guitarristas construyen un roca sónica (como si a Mogwai les diera por tocar rápido). El obeso cantante dirige el cotarro: se balancea sobre las primeras filas, trepa por los altavoces,estampa el micrófono contra su cabeza y transforma al público en protagonista (eso sí, que no se te caiga encima). Funcionan tanto en una sala de aforo reducido como en un gran festival. Y no importa que este líder luzca unos calzoncillos como los que utiliza tu abuela para poner garbanzos en remojo (y por los que sobresalen sus lorzas). Cero pretencioso.

-“No tenemos mánager ni nada parecido”
Los grupos crecen, crean nuevas relaciones y con frecuencia olvidan a quienes les ayudaron a subir. No parece el caso de Fucked Up. “Han vuelto a llamarme para que les monte su gira en agosto”, cuenta Nacho (prefiere omitir su apellido), de la pequeña promotora Holy Cobra Society. Él trajo por primera vez a la banda a España, para varios conciertos en casas ocupadas. Ahora la banda ha pedido a este madrileño que se encargue de organizar su próxima visita a España. “No tenemos mánager ni nada parecido. Todo el trabajo que conlleva el grupo lo repartimos entre nosotros. Sandy, nuestra bajista, hace lo más complicado: lleva las cuentas. Así es como sabemos funcionar”, explica su guitarrista, Mike Haliechuk.

– ‘Háztelo tú mismo’… o con Moby
“Simplemente nos dejamos llevar por lo que va pasando”. Lo dice el vocalista, Damian Abraham, al disertar sobre la filosofía de la banda. Su praxis lo refleja. Se han formado en el ‘háztelo tú mismo’ del undergroundpunk: han sacado decenas de singles con sellos pequeños (más de 40: la pesadilla de cualquier coleccionista), actuado en salas ocupadas de medio mundo… Pero a la par han llevado a cabo movimientos tan diametralmente opuestos como colaborar con la cantante comercial Nelly Furtado (en un single con fines benéficos, David Christmas), tocar en directo con Moby (¿existe algo menos punk hoy día que estegafapasta?) o meter violines y flautas traveseras en sus canciones.

Aquí podemos ver a Fucked Up con Moby, versionando Blietzkrieg bop de Ramones:

Y aquí se puede ver al grupo en una de sus clásicas actuaciones, con su cantante, Damian Abraham, en calzoncillos y lanzándose al público: